Quizás tengas en casa algún objeto de terciopelo, desde un abrigo, tu sofá favorito, algún bolso o unos zapatos; a continuación te ofrecemos  algunos consejos para el cuidado, mantenimiento, y lavado de el terciopelo.

¿Tienes algunas prendas de terciopelo y casi no te las pones por miedo a estropearlas?

Con estos breves consejos aprenderás a cuidarlas y podrás disfrutarlas durante muchos años. No desaproveches la oportunidad de tener en tu armario este tejido que tan de moda está.  

El origen de ésta tela está en el Lejano Oriente, con un proceso en su forma artesanal muy delicado y fino en su presentación y tacto., lo que se debe a que forma con seda, algodón, nylon y lana, por la misma razón que muchas veces no sabemos cómo limpiar esta mezcla de materiales.

  • Procura no lavar las prendas de terciopelo muy a menudo. En su lugar, puedes utilizar un cepillo suave para retirar las pelusas y eliminar los olores con el programa prendas delicadas de tu lavadora.
  • Cuando sea necesario lavarlas, revisa la etiqueta y comprueba si puedes meterlas en la lavadora. En ese caso, selecciona un programa delicado, en frío y con un centrifugado suave.
  • Utiliza detergente líquido para prendas delicadas y usa poca cantidad. El exceso de jabón es perjudicial para los tejidos, puede dejar restos en la ropa y además hace que la lavadora realice aclarados extra y gaste más agua. No añadas suavizante, también puede dejar marcas.
  • Si el terciopelo es de un color oscuro, lo ideal es usar un detergente específico para ropa oscura, así te asegurarás de que no deja manchas blanquecinas. No mezcles prendas de distintos colores, el terciopelo es un tejido que destiñe fácilmente.
  • Si lavas tus prendas de terciopelo a mano, disuelve previamente el detergente en un vaso de agua y no lo viertas directamente sobre el tejido. Para quitar las manchas, da toques suaves sin frotar ni presionar con demasiada fuerza. Finalmente enjuágalas bien y escúrrelas sin retorcerlas.
  • Para secarlas puedes usar el programa delicado de tu secadora, si la etiqueta lo permite, y colocarlas en un cesto especial. Si no, extiéndelas sobre una superficie lisa en un lugar bien ventilado, para que se sequen cuanto antes, ¡y nunca uses pinzas!
  • Si necesitas planchar la prenda, ponla del revés y coloca un paño entre el tejido y la plancha. Úsala a muy baja temperatura y preferiblemente con vapor.
  • Trata de colgar las prendas en perchasen lugar de doblarlas. Eso sí, no utilices perchas de alambre o demasiado finas, porque también pueden marcar la ropa.

Nota Importante:

Ten siempre especial cuidado en la forma en que guarda sus prendas de terciopelo (uno de los daños más comunes son las marcas de dobleces).

Nunca utilices agua caliente para lavarlo.

Cepillalo frecuentemente con un cepillo de cerdas suaves, alargará la vida de tu preciado terciopelo.

Siempre que se ensucie una prenda o superficie de terciopelo, tratar de limpiar lo antes posible para que no se impregne en el material.